Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

Editoriales

En este espacio se consignan  las apreciaciones de los procesos políticos y/o históricos de la actualidad dadas por  periodistas invitados y de proclama.

ELIJAMOS REFORMULAR UN PLAN DE ORDENAMIENTO SOCIAL editorial 107

ELIJAMOS REFORMULAR UN PLAN DE ORDENAMIENTO SOCIAL editorial

Por: Nelson Julián Villamizar

Representar una comunidad o cualquier grupo humano implica tener la capacidad de identificar sus necesidades más sentidas y comprender cuales pueden ser sus alternativas de solución, sentir la seguridad para iniciar las acciones conducentes a su logro, contando con factores propicios o creando las condiciones para que estos se den, es decir, destinar un tiempo para adelantar esta misión, planear la metodología para obtener los mejores resultados, establecer un cronograma de actividades, definir un mapa de actores ubicando allí los servidores públicos responsables de las diferentes entidades y sus competencias, pero sobre todo crear una base social constituida por otras personas igualmente comprometidas en ser parte de la solución para dejar de ser parte del problema, una de las claves es aumentar su cantidad, mejorar su calidad y combinar sus cualidades.

Regularmente en el ejercicio del liderazgo se debe priorizar las búsquedas sociales de acuerdo a las posibilidades, entendiendo que las dinámicas propician el fortalecimiento individual y colectivo, en la medida que emprendemos una tarea, las circunstancias que la entornan permiten profundizar en el reconocimiento de las oportunidades y así se va constituyendo la experticia que bien alimentada con amor por la causa común, capacitación continuada, compromiso social, responsabilidad, desglosando las dos raíces de esta palabra, asumiendo que son responder y habilidad, o sea la habilidad para saber responder ante los compromisos consigo mismo y con la comunidad que es esa unidad común con la que avanzamos en el desarrollo de las potencialidades y en la conquista de las mejores condiciones para vivir.

Durante este mes se adelantará la jornada electoral que permitirá la renovación de los líderes y lideresas que representaran los diversos sectores de la población de personas con discapacidad, cuidadoras y cuidadores, en los 20 consejos locales de discapacidad, donde no exista representatividad, de manera que, en el actual momento histórico de nuestra ciudad estos nuevos promotores comunitarios capitalicen y jalonen otros procesos que simultáneamente vienen realizándose en el Distrito Capital, entre ellos dos de particular importancia para nuestra comunidad como son: la Reformulación de la Política Pública Distrital de Discapacidad y la definición del Plan de Ordenamiento Territorial para los próximo 12 años en la ciudad de Bogotá.

Debemos entender que estas circunstancias equivalen a una reformulación de futuro, pues en estos procesos podremos determinar lo que Juan Jacobo Rousseau planteaba como el “contrato social” o la carta de navegación para que nuestros ideales, sueños, propósitos, posibilidades y oportunidades viajen a una realidad más promisoria con un tiempo, espacio y contexto, reconocido y asumido por todas y por todos, en la Reformulación de la PPDD debemos aplicar la experiencia que constituye el acumulado histórico desde 2007 con sus logros, sin sabores y frustraciones, cuidándonos en no incurrir en nuevos errores, aclarando cual es el número de la población a la que se pretende impactar positivamente, determinando las líneas base, las metas, los responsables y los recursos o inversión pública como mínimos indicadores para que el ensueño no sea una pesadilla y despertemos a las realidades prácticas, realizables y de satisfacción social.

El Plan de Ordenamiento Territorial representa otro escenario en el que debemos desempeñar nuestro papel protagónico como actores fundamentales en la quimérica película de la Bogotá incluyente y accesible, empoderando todo nuestro vigor en el tan acariciado proyecto supresor de las barreras sociales, culturales y arquitectónicas en un efectivo avance al diseño universal donde por encima del diseño urbano debe prevalecer el diseño HUMANO, recordando que en los trazados, en los anillos viales, en el uso del suelo, en la redistribución de los espacios para la naturaleza verde y florida o para el cemento y el ladrillo que también forma parte de la arquitectura de la sociedad, subyace una variedad de tendencias culturales, económicas, sociales y por qué no sociológicas y psicosociales.

Además de todos los instrumentos técnicos, documentales, cartográficos incluida nuestra cartografía social debemos buscar la coordinación, concertación o articulación entre todos los involucrados en este marco lógico macro social, me refiero al Sistema Distrital de Discapacidad que opere desde su Consejo Distrital de Discapacidad en cabeza del Alcalde Mayor, Secretaría Distrital de Planeación, directivas del IDU, Secretaría Distrital de Movilidad, Secretaría del Habitat, con el accionar permanente del Comité Técnico Distrital de Discapacidad y la incidencia contundente desde los 20 Consejos Locales de Discapacidad, para que cada una de las 20 Alcaldías Locales asuman la misión de erradicar todas las barreras arquitectónicas en consuno con las Curadurías Urbanas y la asesoría o intervención del Icontec y el Comité Técnico de Accesibilidad y así orquestar una gran cruzada.

En las formas o diseño de nuestra ciudad también subyace nuestro derecho a existir y es necesario exigir nuestro derecho a la ciudad, por eso debemos sumar al Plan de Ordenamiento Territorial nuestro plan de ordenamiento social, que igualmente debe ser concertado con los actores de las elecciones más grandes que se avecinan en este caso me refiero a los ediles y edilesas, para que promuevan su poder de control político y su gestión desde las Juntas Administradoras Locales, los concejales y concejalas para que ejerzan su control social, político y fiscal desde el Concejo de Bogotá y claramente con los aspirantes a la Alcaldía Mayor para que todas y todos con estos los antes mencionados incluyan en su oferta proselitista o programas de gobierno los compromisos para hacer efectiva nuestra inclusión social y todas las acciones afirmativas del oceánico marco legal en el que no podemos permitir se ahoguen nuestras ilusiones.

Bien claro está que esto es sencillamente una Proclama que recoge el clamor de nuestra comunidad, hacerlo realidad forma parte de ese presente continuo que corresponde a la razón de ser de nuestros diversos roles o papeles en esta gran película que estamos viviendo, la corresponsabilidad es de todas y todos, para que prosigamos en este viaje a la utopía, para que en la medida en que tengamos conciencia de nuestros avances proyectemos nuevos alcances que dan sentido a nuestra razón de vivir, empecemos con algo tan elemental como es convertirnos en dinamizadores o motivadores, para que cada una de las personas a las que podamos estimular participe activamente, inscribiéndose como electores y/o candidatos en los Consejos Locales de Discapacidad, para que todas y todos participemos activa y decisoriamente en la Reformulación de nuestra Política Pública Distrital de Discapacidad, así elijamos de una vez por todas reformular nuestro plan de ordenamiento social.

PROCESOS DE PARTICIPACIÓN E INCIDENCIA Y MOVILIZACIÓN SOCIAL

PROCESOS DE PARTICIPACIÓN E INCIDENCIA Y MOVILIZACIÓN SOCIAL

Por Nelson Julián Villamizar

Una de las iniciativas ganadoras en la cuarta convocatoria que el Ministerio del Interior del Banco de Iniciativas para la Democracia Participativa fue nuestra Proclama de las personas con discapacidad, cuidadoras, cuidadores en participación y democracia, propuesta planteada por ACEMPRELIV con una metodología que incluye implementación de procesos de formación con énfasis en el reconocimiento de la diversidad que faciliten la inclusión de nuestra comunidad, incluyendo un trabajo de investigación, cubrimiento periodístico, que iniciamos en esta edición de Proclama con su respectiva publicación en la página web, Facebook, redes sociales, correos electrónicos y la estrategia multiplicadora con otros medios.

Esta iniciativa se desarrolla en los siguientes momentos: Identificación de actores y ONGs en escenarios participativos Nacional y Distrital incluyendo semillero y expresiones artísticas; desarrollos periodísticos; producción, impresión de 10.000 ejemplares; un Taller para la formación de formadores en procesos de participación, incidencia y movilización social; celebración de la Feria de la Capacidad desde el 11 hasta el 21 de febrero en la Plazoleta de las Nieves calle 20 entre carreras 7 y 8, como alternativa económica de los participantes y satisfacer el buen gusto de los visitantes y/o compradores; todas estas actividades con memorias fotográficas y registro fílmico.

Además del goce de la feria con la multiplicidad de ofertas sociales, culturales y económicas sobre la que ampliaremos desde las páginas centrales, visibilizando los expositores y a sus magníficas obras artísticas, artesanales y manufacturadas, queremos enfatizar los contenidos del seminario taller, entendiendo que igualmente son válidos para nuestras lectoras y lectores, así uno de los periodistas más destacados socio directivo de Acempreliv y cofundador del periódico Proclama nuestro hermano de causa Jaime Mauricio Gaitán, profundiza en la experiencia pedagógica.

Por mi parte con una semblanza un tanto mixtica quiero compartir con ustedes los fundamentos o principios subyacentes que dieron origen estructural a la experiencia revitalizadora sobre los procesos participativos e incidencia y movilización social, que inician con asumir el papel protagónico de cada quien en la búsqueda de alternativas de solución vivenciando que la responsabilidad es desglosando las dos raíces de esta frase, es la habilidad para responder, comprometida desde el “YO SOY” , reconociendo la plena conciencia de esta afirmación con su contenido religiosa o mejor aún metafísico, así en la Biblia se narra en uno de sus más tradicionales relatos cuando Moisés a punto de recibir la tabla con los mandamientos de la Ley de Dios pregunta a una zarza en llamas símbolo de fuego divino ¿Quién eres tú? ., una gran voz responde “YO SOY EL QUE SOY”.

Más adelante en el nuevo testamento, Jesús de Nazaret repite esta poderosa afirmación, que nuevamente en la literatura de la nueva era retomando otros tratados orientales determina que el “YO SOY” es la afirmación de la presencia de Dios en cada quien y este es el baluarte trascendental de quien asume el yo soy responsable de hacer que las cosas sucedan y de propiciar las trasformaciones en su propio SER, acorde con un avance de conciencia o propiciando esas transformaciones en su entorno sujeto a un compromiso como primordial razón de ser en un proyecto de vida.

En esta línea de conducta el SER, HACER y el TENER, son secuencias que inician en el reconocimiento de la integralidad del SER, constituido más que por huesos, carne y sangre, sobre todo por el sentimiento, el pensamiento, más interior mente por el alma que en su psiquis constituye la fuerza vital que evoluciona en la conciencia y el espíritu a la voluntad suprema de servicio a los demás y este es el máximo sentido del HACER cuando propiciamos bienestar o mejor vivir para nuestros semejantes y es el preámbulo indiscutible del TENER, no tanto material que suele ser efímero, siendo más importante el tener experiencias de auto realización personal.

Esto va de la mano con el servicio como oportunidad para el progreso integral humano, tomando mayor significación con ese mandato divino que ordena” AMA A TU PROJIMO COMO A TI MISMO” y es que solo el que tiene amor, también tiene la capacidad de dar amor y entonces el QUE HACER cobra mayor sentido, el servicio como una práctica elemental de dar amor y no solo podemos pensar que esta experiencia es de renunciación a los bienes materiales, muy por el contrario, una de las leyes universales es la de dar y recibir o la de causa y efecto y es que quien sirve con anegación o sin esperar nada a cambio, también recibe de los beneficios en que fructifica sus servicios.

Tener esta conciencia implica un mayor grado de evolución humana, por fortuna todas y todos tenemos la posibilidad de ser perfectibles, es decir podemos perfeccionarnos o aproximarnos a la perfección siendo lo perfecto un don divino y por tanto parte de la búsqueda de la realización personal, en términos más sencillos o menos exotéricos las personas somos susceptibles de mejorar y de ahí la importancia de tener un proyecto de vida y tener la capacidad de auto evaluación para saber en qué punto nos encontramos, con una mirada interior reconocer nuestras debilidades para convertirlas en fortalezas, identificando las oportunidades que conducen a nuestro desarrollo integral humano y las amenazas que pueden detener nuestro avance o distraernos de nuestra ruta evolutiva.

El dónde realizamos nuestro servicio, bien puede ser en los espacios de participación ciudadana construyendo posibilidades, promoviendo los derechos de nuestra comunidad, aportando en la formulación de las propuestas o alternativas de solución y sobre todo apoyando los liderazgos ya consolidados, promoviendo el semillero de nuevos liderazgos y ejercitando nuestro propio liderazgo, aceptando y superando los retos que plantea las circunstancias, derrotando las condiciones de adversidad para que cada vez sea más propositivas y proactivos nuestros procesos de participación ciudadana, nuestra incidencia en la sociedad y nuestra movilización social como un propósito superior para dejar el mundo mejor que como lo encontramos, construyendo un mejor futuro, entendiendo que es el mejor lugar donde viviremos el resto de nuestra existencia.

DE VEZ EN CUADO BIENE BIEN SALIR DE DISCPACILANDIA

DE VEZ EN CUADO VIENE BIEN SALIR DE DISCPACILANDIA

Por: Nelson Julián Villamizar

 

La gran sociedad humana está conformada por todos los grupos poblacionales, sectores sociales, comunidades, hombres, mujeres, de todas las edades, colores, etnias, regiones, culturas, inclinaciones, tendencias, estratos, creencias, ideologías, disciplinas y demás variedades o diversidades del amplio espectro que en sus diferencias constituye la mayor riqueza de nuestra especie y de la vida contemporánea, en todo ese inmenso panorama variopinto la condición de discapacidad es transversal o está presente en cada uno de estos segmentos.

Sin que caigamos en ser Ghettos o Guetos los cuales se constituyen como área o grupúsculos separadas por parte de un grupo poblacional, que corresponde a determinadas características por las que son excluidos por los demás o que en sus dinámicas de introversión excluyen a los demás, en ambos casos por cargas emocionales o subsistencias de perjuicios y antivalores, así también las Tribus Urbanas que son grupos sociales compuestos por individuos que comparten diversos aspectos, como ser su origen, sus tradiciones y hábitos. El concepto suele emplearse con referencia al conjunto de sujetos que tienen ciertas características compartidas.

Una comunidad es un grupo de seres humanos que tienen ciertos elementos en común, tales como el idioma, costumbres, valores, tareas, visión del mundo, edad, ubicación geográfica, estatus social o roles. En otros términos es el conjunto de personas que viven juntas bajo ciertas reglas o que tienen los mismos intereses, así la población de personas con discapacidad con su lengua de señas, sistema de lecto-escritura en Braille y constructos sociales, que bien pueden encontrarse en su propia “jerga” que corresponden a esos lugares comunes de nuestras experiencias o vivencias.

Esto se constituye en nuestra identidad como lo confirma, el que nuestra política pública encontremos una dimensión cultural simbólica, pero enfatizo en que debemos cuidarnos de no ser un grupo aparte y sí en cambio ocuparnos en ser parte de todo el conjunto social, sacudiéndonos particularmente de los “cieguísmos, sordismos y chuequísmos” que excluyen a los demás integrantes de la común unidad, pero sobre todo las erráticas manipulaciones de los seudo-lideres o seudo-lideresas que con nosotros quieren conformar inframundos o submundos acordes con sus intereses.

Esto es evidente sobre todo en términos de doctrina política, pues algunos la consideran pecaminosa, delictiva o en todo caso vergonzante y la proscriben del escenario público, cuando debemos tener bien claro que uno de nuestros principales problemas radica en la pobreza ideológica o en la carencia de una cultura política que tradicionalmente ha permitido que avivatos en el interior de nuestra comunidad o provenientes de grupos politiqueros externos utilicen o manejen a las personas con discapacidad en la denigrante condición de “ganado” al que llevan o sacan de sus corrales invisibles a conveniencia.

Peor aún pretenden mantener el oscurantismo y silenciar a quienes toman la decisión de asumir responsabilidades políticas con sus consiguientes compromisos de pensamiento y de acción cívica y social, acallando con argucias la razón de ser de nuestros voceros, restringiendo su participación y relegando al común de nuestras lideresas y líderes simplemente al triste papel de entregar mansamente al supuesto redil de ovejas como rebaño de los pocos “hacendados” o caciques preexistentes entre nosotros o advenedizos para que continúen con sus posiciones dominantes.

Imponiendo la costumbre de hacer monotemática la discapacidad manteniendo pequeñas cosmovisiones que impiden ver las alternativas de solución más allá del corralito de sus consabidos feudos., si bien mantienen discursos de auto construcción, derechos y participación, lo cierto es que mientras no propiciemos mayor formación filosófica y teórica, respetando y propiciando el debate público, superando sus prácticas y métodos condicionantes que impiden ver el amplio universo de las posibilidades para erradicar esos malos hábitos que en sumatoria constituyen el “reino de Discapacilandia”.

Tal vez sea esta la razón por la que pese a la proliferación de asociaciones, fundaciones, clubes, colectivos y demás organizaciones sociales que pregonan los Derechos Humanos, hasta el día de hoy no sean pronunciado frente al “secuestro” en que el Estado, el Gobierno Nacional y particularmente la Fiscalía al servicio de los intereses del imperialismo mantienen contra un ser humano que por encima de cualquier consideración es una persona con discapacidad seriamente comprometido con los procesos de paz y ahora como antes nunca había sucedido propiciando la transformación de nuestra sociedad con medios democráticos y pacíficos como lo es Zeuxis Pausias Hernández Solarte más conocido por su seudónimo Jesús Santrich.

Debemos exigir el pronunciamiento definitivo y la inmediata resolución de su situación jurídica que de una vez por todas se demuestre su culpabilidad y si es derrotado en un debido juicio con todas las garantías procesales sea extraditado pero asumiendo su condición de discapacidad y por tanto de especial protección por parte del Estado., de no ser así se proceda a su inmediata liberación., esta campaña de solidaridad debe ser asumida por los líderes y lideresas de nuestra comunidad y nuestras organizaciones no gubernamentales en una clara demostración de que la política y el fortalecimiento ideológico no debe ser ajenos a la discapacidad y que para el mejoramiento de nuestras condiciones de vida de vez en cuando viene bien salir de Discapacilandia.

FRACE CELEBRE La discapacidad no te define; te define cómo haces frente a los desafíos que la discapacidad te presenta” (Jim Abbott).

“La discapacidad no es una lucha valiente o coraje en frente de la adversidad. La discapacidad es un arte. Es una forma ingeniosa de vivir” (Neil Marcus).

BREVE RECUENTO DE LA REALIDAD PARTICIPATIVA EN NUESTRA COMUNIDAD Por: Nelson Julián Villamizar

BREVE RECUENTO DE LA REALIDAD PARTICIPATIVA EN NUESTRA COMUNIDAD

Por: Nelson Julián Villamizar

Editorial 104

Buscando aportar insumos para la historicidad de los procesos participativos, en ejercicio continuado de la sociedad civil para el logro de las alternativas de solución a la problemática, que representa el cumulo de necesidades básicas insatisfechas, en un marco de apropiación de las posibilidades existentes y empoderamiento para la construcción de nuevas oportunidades siempre en el contexto Constitucional, referentes jurídicos y convenios generadores de compromisos estatales. En una dinámica para el goce efectivo de los derechos y la inclusión de, desde, hacia, por, y, para la población de personas con discapacidad en territorialización del Distrito Capital.

El liderazgo de las personas con discapacidad se manifiesta desde los albores de los primeros espacios participativos formalizados por el acuerdo 16 de 1994 y el decreto 801 de 1995 en el entonces mal llamado consejo Distrital para “el discapacitado”, es así como desde 1998 este servidor en mi condición de representante de las personas ciegas, acompañado por representativos líderes y lideresas de nuestra comunidad nos dimos a la tarea de organizar las bases sociales en las 20 localidades concertando con los ediles y alcaldes locales la conformación de los Consejos Locales de Discapacidad gestionando simultáneamente en el Concejo Distrital de Bogotá; para que se derogase tanto el Acuerdo como el Decreto que negaban nuestro derecho al voto.

Como colofón de un ignominioso abordaje por demás peyorante y descalificador desde su lamentable denominación para el discapacitado que por nuestra incidencia se transformó el 9 de septiembre de 1999; en el Acuerdo 22 del Consejo Distrital para las personas que presentan limitantes de carácter físico, psíquico y sensorial que incluía nuestra conquista del derecho al voto, se limitaba el protagonismo del enfoque médico, igualmente se integraba al entonces Departamento Administrativo de Acción Comunal, a la Secretaria Distrital de Gobierno y a la Secretaria Distrital de Planeación para que desde esa fecha asumieran su misionalidad con la ya reconocida población de personas con discapacidad en Bogotá Distrito Capital.

En este recuento debo enfatizar en los desarrollos sociales suscitados en la ciudad de Bogotá con anterioridad a los sucedidos en la Nación. Me refiero concretamente a que en el año 2004 mediante el Acuerdo 137 se crea el primer Sistema Distrital de Atención Integral para las personas con discapacidad y el 12 de octubre de 2007 con el Decreto 470 se crea la Política Publica Distrital de Discapacidad.

El diseño del plan de acción de la PPDD, la reformulación de esta misma política pública y la consolidación del plan operativo de Sistema Distrital y los planes operativos de los consejos locales forman parte del que hacer de las instituciones por parte de los servidores públicos y, la sociedad civil en cabeza de sus representantes sin embargo y arriesgo en incurrir en apreciaciones subjetivas sesgadas por mis experiencias, principios y creencias personales debo referirme a la realidad actual de los procesos de participación de las personas con discapacidad en su ejercicio de liderazgo y representatividad en el sistema distrital de discapacidad.

El modelo de sociedad propuesto o defendido por cada uno de los gobiernos distritales determinan los desarrollos participativos, así lo evidencia el cumulo de las directivas, decretos y acuerdos distritales relacionados con las personas con discapacidad que efectivamente han proliferado desde el año 2004 hasta el año 2015. Esto se comprueba revisando el marco normativo que en esta edición compartimos con ustedes, la legislación recoge las dinámicas de la sociedad civil interpretadas por los legisladores en este caso los concejales y el poder ejecutivo de los alcaldes mayores.

Así las cosas 29 actos legislativos y/o administrativos de los cuales 2 corresponden a la primera administración del Doctor Antanas Mockus y 1 en cada una de las administraciones de Enrique Peñalosa aclarando que tanto la relación como la gestión para su aprobación fueron realizados enteramente por la sociedad civil y los 25 restantes fueron proferidos en las alcaldías de corte social o de izquierda democrática de “la Bogotá sin indiferencia”, “la Bogotá positiva” y “la Bogotá Humana”.

Es decir durante la primera y la actual administración del doctor Enrique Peñalosa     es notoria la ausencia de marco legal, con deprimento de los procesos participativos resaltados por hechos de connotación publica como la reducción de un cincuenta% del subsidio de transporte, la masacre laboral del inmenso número de personas con discapacidad que fueron contratados en los tres gobiernos anteriores, la expulsión para una gran cantidad de beneficiarios del bono canjeable por alimentos, y la reducción de cupos para las los niños con discapacidad entre otros aspectos de fuerte contenido social, desde los bolardos hasta la actual apatía social demarcan toda una relación “ lacrimógena” con el Doctor Peñalosa.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tortuoso o inhóspito ambiente organizacional o clima participativo al interior del Sistema Distrital de Discapacidad donde se ha constituido una especie de sociedad secreta o imposición oscurantista donde se esconden los documentos y toda información que supuestamente es publica, se restringe la participación de la comunidad a diferencia de los gobiernos anteriores donde se motivaba la participación en las sesiones al menos de los consejos locales de discapacidad.

Hoy esta sesión es una puerta cerrada y obstaculizada por una serie de protocolos que desalientan el semillero de nuevos liderazgos y obstruyen el entusiasmo del juego democrático y la participación ciudadana, sumándose a esto las dificultades propias de los representantes que no cuentan con recursos económicos ni gozan de estímulo alguno distinto al de su cuota de sacrificio personal, por eso estas entre otras razones hoy dejan al descubierto un desolador panorama por lo menos para las personas con discapacidad y es que por primera vez en la historia del sistema Distrital de Discapacidad el 50 % de los representantes han desertado o sencillamente ni se presentaron a las pasadas elecciones.

Pautas

PROCLAMA STEREO